KALENDAS MARTIAS

    No veo razón en contrario que pueda considerar impropio de estas fechas el hablar, o bien sea solo mentar, el término kalendas, que de uso ordinario en latín definía sencillamente el "primer día" de cada mes, y que está en el origen de nuestra palabra calendario, así como también, por transmisión semántica sutil, en el verbo intercalar. De kalendas martias, en vulgar román paladino "primer día del mes de marzo", dicen los que han intentado explicaciones bienintencionadas, derivaría el término que hoy nos ha quedado para referir una costumbre: (LAS) MARZAS.
    Pero dejemos a un lado esto, no desvelemos ciencia... y por cero euros con veinticinco céntimos de cultura, díganos querido lector-marcero, ¿qué entiende Internet por "marzas"?
    No sabe, no contesta el primero. Confiesa no haber hecho consulta un segundo, envolviendo su tiempo en duda con cierto aire remolón. Por fin un tercero discreto pero con voz de tenor segundo dice:

   
UNA.- Con ingrediente de harina, huevo, azúcar, gotas de anís y confeti, en Carrión (Castilla y León), procesan de manera artesana y resultado creativo un postre llamado MARZAS que a ese nombre responde.

   
DOS.- Viene de Lanestosa, comarca verde de Encartaciones, Vizcaya para más señas. La informante refiere el cantar de una copla de agrupaciones de jóvenes adolescentes que antes salían a pedir el Sábado de Gloria y ahora se "ciñen" el Domingo de Resurrección, con la tonada usada en el canto de las Marzas.

  
  TRES.- De Espinosa en Burgos nos llega a su vez la información de costumbre inmemorial. Difícil es encontrar la raíz de las mentadas celebraciones, relacionadas dicen, con rondas de época romana con motivo del comienzo del año, anunciando la venida del primer mes dedicado a un dios de la agricultura (aquí el saber de Julio Caro Baroja). Se menciona la zona de Lerma, de Aranda y Roa, sur de Burgos, como lugar en que se conserva este canto.

  
  Y CUATRO.- Informantes en esta ocasión Isabel y Luisa Goig en "Páginas de Etnología" hablando de las Marzas de Espejón en Soria. De ellas dicen que como tradición llegan allí de Cantabria según algunos estudiosos, y se afianzan en Burgos y la parte limítrofe de la provincia hermana. Fiesta de mozos, "machista totalmente" según ellos, que divididos en dos grupos y separados, cantan, como cada año desde que tienen memoria, anticipo de la primavera, en la noche del 28 de febrero, las MARZAS. Cuatro apartados contienen. En el primero piden permiso a la autoridad. Sigue una enumeración de ocho de los doce meses del año. Se introduce en tercer lugar un tema que nada tiene que ver con el resto de la composición popular, tal vez dos romances distintos unidos por la costumbre y la necesidad de dar cuerpo a la marza. Y finaliza con la petición de la gallofa.

    Tiempo es. Suena la campana...
    Cuatro respuestas a cero veinticinco euros. Eso hace un total de un euro, en la Europa unificada.
    ¡Que comience de verdad las MARZAS dos mil cuatro, esa Ronda Altamirana!
 

JML

ENTREGA DE LAS MARZAS
    El Coro Ronda Altamira de Santander, bajo la dirección de D.José Miguel Lamalfa Díaz, hizo entrega el pasado sábado día 13 de marzo a las 13 horas en los comedores de la Cocina Económica (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul) de lo recaudado por la agrupación en el recorrido de los cantos de Marzas por las calles de Santander.

    El Presidente del Coro, D. Antonio Roca, hizo entrega a Sor Estela de la aportación de la AA.VV de Juan XXIII (60 €) así como del resto de la aportación realizada por el Coro Ronda Altamira, en total 481€.

    Días antes el Coro entregó a dicha institución lo aportado por la cadena de alimentación LUPA, que todos los años coopera con el Coro.


    Nuestra agrupación hizo un pequeño concierto a la hora de la comida en los comedores del ya citado centro para la gente que allí se encontraba.