LOS AGUINALDOS...

    Bajo la denominación de costumbre marcera se han acogido diversas manifestaciones de nuestra cultura popular tradicional (Los Reyes, Las Pascuas, Los Sacramentos, Los Mandamientos, Los Aguinaldos, Las Marzas Rutonas...). Nos centraremos en los aguinaldos.

    El último día del año el inconfundible redoble del tambor convocaba a media tarde a todos los mozos solteros del pueblo para pedir los aguinaldos, como Delfina Señas, natural de Cucayo (Vega de Liébana) nos cuenta en una breve entrevista con ella: 

Los aguinaldos se cantaban el día de nochevieja por la noche. Iban los mozos y echaban la gala a la puerta de casa del que fuera:

“A la gala, a la gala, Juan Señas, aquí tienen a la puerta todos los mozos del pueblo a pedir el aguinaldo que es costumbre que tenemos de nuestros antepasados y no queremos perderlo. Rezamos, cantamos o ¿qué hacemos?”

Si mandaban cantar se cantaban entre otras cosas los Mandamientos, que recuerdo que terminaban así:

“...Estos diez mandamientos se encierran en dos, en servir y amar a Dios y al prójimo como a ti mismo...”

Y si mandaban rezar se rezaba un padre nuestro. Después decían:

“Traemos sacos para el pan y bolsa para el dinero y una cestita de mimbre para chorizos y huevos.
Salga, salga la señora, la que está sentada en taju, sáquenos una tortita y un pedazu de espinazu.
Salga, salga la señora, la que está sentada en silla, sáquenos acá una torta y encima una morcilla”.

Los mozos de cada barrio iban por las casas y pedían garbanzos, fréjoles, chorizos o lo que les dieran. El día de año nuevo por la noche invitaban a los niños de cada barrio y cenaban el cocido. El día de Reyes hacían comida y cena y a la comida solían llevar a las autoridades. Después de que pasaban unos días se comían los chorizos...

Testimonio ofrecido por Delfina Señas Hoyal
Cucayo (Vega de Liébana), 85 años

 

ENTREGA DE LAS MARZAS
    El Coro Ronda Altamira de Santander, bajo la dirección de Maite Gutiérrez, realizó el pasado 8 de marzo de 2008 la entrega de la recaudación obtenida en la ronda marcera por las calles de Santander a la Cocina Económica (Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul).
    El Presidente, Francisco Magriñá Hierro, hizo entrega a la hermana superiora de un talón por la cantidad de 500€. Otros 65€ fueron donados a un misionero de la India.
    Además de la aportación económica del coro se hizo entrega también a dicha institución, días antes a la fecha mencionada, de una furgoneta cargada de alimentos cortesía de la cadena de supermercados LUPA, colaboradora habitual de la agrupación en esta causa.
   
Nuestra agrupación hizo un pequeño concierto a la hora de la comida en los comedores del ya citado centro para la gente que allí se encontraba.